Aviones requisados en aeropuerto de PJC traficaban cocaína

Un informe que obra en poder del fiscal Marcelo Pecci y de la Secretaría Nacional Antidrogas da cuenta de que catorce de los 20 aviones incautados por la Senad en el aeropuerto de Pedro Juan Caballero, el pasado 6 de julio, eran utilizados para traficar drogas. Esta es la sospecha de los investigadores, tras el informe del laboratorio forense del Ministerio Público que confirma la presencia de residuos de cocaína en las naves, que están en poder de las autoridades.

El informe remitido al fiscal antidrogas Pecci da cuenta de que varios aviones dieron positivo a la presencia de residuos de cocaína tras el aspirado que les fue realizado. Refiere que un ochenta por ciento de las avionetas incautadas supuestamente era utilizado para el tráfico de cocaína.

La nómina remitida por el Ministerio Público se inicia con un Cessna 210, con matrícula visible ZP-TZP, que está registrado a nombre de Juan Nelson Servián Acosta.

En el mismo informe se consigna que también aparece entre los que dieron positivo a cocaína otra aeronave Cessna 2010 M a nombre de Servián Acosta.

La lista sigue con otro Cessna 210, con matrícula visible ZP-BEK, que está a nombre de Juan Carlos Alfredo Isasi Acuña.

Continúa con un Cessna 210 ZP-BPC, que está a nombre de Pablo César Álvarez Lezcano.

También dio positivo un Cessna 210 ZP-BCI, registrado a nombre de Aparicio Paraná Delvalle.

Sigue con un Cessna, 182P ZP-BAL, que dio positivo a Tiabendazol. La nave está registrada a nombre Wagner Santulhao (recientemente fallecido en un operativo en Bolivia, cuando pretendía traficar 300 kilos de cocaína).

El listado de aviones en los que detectaron la presencia de cocaína sigue con un Cessna 210 ZP-BUM, registrado a nombre de Sixto Benítez Collante.

Sigue con un Cessna 210M ZP-TZR, propriedad de Patricio Román Ibarra Recalde.

Continúa con otro Cessna 210M ZP-BCQ, perteneciente a Vicente Cano Espínola.

Siempre según el informe del laboratorio forense, detectaron también residuos de cocaína en las aeronaves:

Cessna 210L ZP-BBG, de Pablino Candia Fernández; Cessna 210M ZP-BDK, de Jhony Ramón Giménez López; Cessna 206 ZP-BES, de Inocencia Zaya de Gaona, y otro Cessna 210M ZP-BSP, a nombre de Sindulfo González, quien tiene orden de captura por tráfico de droga.

La lista concluye con un Cessna 210L ZP-BBO, registrado a nombre de la empresa San Daniel SA, representada por Albino Méndez Silva.

Golpe fulminante

De “golpe fulminante a esta red poderosa de tráfico internacional aéreo de cocaína” calificó el secretario ejecutivo de la Secretaría nacional Antidrogas, Luis Rojas, el operativo en el cual incautaron las avionetas y que sigue teniendo derivaciones.

El ministro antidrogas explicó sobre las aeronaves confiscadas: “Podemos notar que todas las matrículas son en calcomanías, pese a que la ley exige que sean pintadas. También tienen los tanques adicionales para aumentar la capacidad de autonomía de vuelo y las conexiones internas para permitir el reabastecimiento aéreo, algo muy típico de las naves utilizadas para el narcotráfico, señaló.

Por su parte, el fiscal Marcelo Pecci aclaró que la pericia de las máquinas traídas de Pedro Juan Caballero tienen además el objeto de saber si se trata de aeronaves ilegales, adulteradas o que ingresaron de contrabando.

También se buscará determinar la identidad de los verdaderos dueños, ya que la mayoría de las avionetas están registradas por humildes prestanombres.

El aspirado de las avionetas forma parte de las pericias, explicó el fiscal antidrogas.

ABC